· 

Con productos orgánicos y naturales cuidas nuestra Tierra mientras cuidas tu salud

Hace unos años cuando decidí cambiar mi estilo de vida y usar productos de belleza sin químicos dañinos me pregunté: ¿qué hago con todos productos que tengo ahora? Fui acumulando sprays, tratamientos para evitar el frizz, cremas de Victoria's Secret que "olían riquísimo" (antes de saber que estaba oliendo partículas cancerígenas e irritantes), geles anti-celulitis, autobronceadores, lipsticks, maquillaje, sombras para ojos que hacía años no utilizaba... todo un arsenal de químicos tóxicos.

 

¿Vacío el contenido por el drenaje o los tiro a la basura? No sabía cómo deshacerme de ellos. Has oído la frase: "la vida siempre te da dos opciones: la cómoda y la difícil. Cuando dudes elige siempre la difícil, porque así siempre estarás seguro de que no ha sido la comodidad la que ha elegido por ti." Bueno, pues no haciendo caso alguno, elegí la opción cómoda: los tiré a la basura. Lo que quería era desaparecerlos y en realidad no conocía ninguna forma adecuada de cómo hacerlo.

Muy bien: ya no veo estos productos en mi baño. Fin del problema. Ya no estaré untándome químicos tóxicos. Pues no, no es el fin. No nos ponemos a pensar en qué pasa después. Y lo que pasa no es bueno. Así que decidí averiguar qué opciones tenemos.

 

Por un lado, al vaciarlos por el drenaje, los químicos tóxicos viajan por las redes hidráulicas y finalmente afectan la vida acuática.  ¿Y qué crees? llegan nuevamente a nuestras casas a través de la red de agua potable, ya que las plantas de tratamiento no eliminan todos estos químicos. Obviamente cuando te estás bañando y utilizando estos productos los residuos se van también al drenaje, contaminando el agua.

Por otro lado, si los tiras a la basura, se quedan en el relleno sanitario y se filtran hacia la tierra contaminándola también.  Han realizado estudios que muestran que los lixiviados (que son los líquidos que se filtran de los rellenos sanitarios hacia el mundo) contienen cerca de 130 químicos, incluyendo BPA, DEET que contienen los repelentes de insectos y otros tóxicos que son disruptores hormonales y que están presentes en productos de belleza. Además, una tercera parte de toda la basura en un relleno sanitario está compuesto por envases de plástico de este tipo de productos.

 

Llamé a algunos centros de manejos de residuos en México. Ninguno había escuchado jamás una petición como la que hice: recibir cosméticos y productos de belleza y darles un tratamiento adecuado. ¿A poco estos productos contienen químicos tóxicos? Las compañías que manejan residuos peligrosos los reciben por parte de industrias que desechan disolventes, fármacos, baterías, residuos de hospitales, etc. La gente tira los productos de belleza y sus envases como basura común, así que llega a los rellenos sanitarios en donde los entierran como al resto de la basura que no se puede recuperar para vender.

 

Como pueden ver, no tenemos opciones aún para desechar apropiadamente los productos comunes de belleza. No hay la cultura, ni la información, ni las compañías que se dediquen tratarlos como se debe. Así que ¡tarán! lo mejor es que compres productos que no contengan ingredientes tóxicos en primer lugar. Personas saludables que no contaminan - ¡eso sí que es bueno para todos!

Un abrazo,

Chris B.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Alejandro (jueves, 21 abril 2016 19:38)

    Los cosméticos orgánicos son tendencia: protegen la piel gracias a sus componentes a bases de plantas naturales. Por otra parte, estos cosméticos estimulan las funciones regenerativas propias de la piel sin que haya intervención de procesos fisiológicos que no formen parte de nuestro cuerpo.