Ma Petite Camille

Utilizamos ingredientes naturales y orgánicos, cuidadosamente seleccionados y de la más alta calidad para crear productos que realmente funcionan.

 

Al destaparlos se descubren aromas a chocolate, vainilla y canela que provocan comerlos... la lavanda crea una sensación relajante y la menta se antoja refrescante. La mayor satisfacción es saber que puedes nutrir y proteger tu piel libremente sin tener que preocuparte por absorber químicos tóxicos.

Productos realmente naturales y sustentables

Muchas compañías afirman que sus productos son "100% naturales."  Desafortunadamente no existe una regulación sobre los productos de belleza que afirman ser "orgánicos" o "naturales" y en realidad estos productos incluyen químicos y tóxicos.  

Ma Petite Camille fue creada para ser una línea honesta y verdaderamente natural.

Los productos son elaborados en lotes pequeños para asegurar su calidad. Jamás son probados en animales.

No contienen rellenos, químicos dañinos, fragancias ni colores artificiales que regularmente se encuentran en los productos de cuidado personal. Son ideales para las pieles más sensibles.

Nuestros ingredientes

Todos los ingredientes son de la más alta calidad, cuidadosamente seleccionados, naturales y muchos de ellos orgánicos.

Ma Petite Camille usa vainilla, aceite de almendras dulces, canela, aceite de oliva, jabón de castilla, cera y miel cruda de abeja, aceite de coco; entre otros. Creemos que los negocios tienen la responsabilidad de preservar un ambiente sustentable por lo que en la medida de lo posible utilizamos ingredientes que provienen de productores locales.

Cuando los ingredientes son de gran calidad y han sido extraídos y almacenados de forma adecuada, ellos mismos inhiben el crecimiento microbiano sin necesidad de agregar conservadores, alargando así la vida del producto. Se eligen ingredientes que sean extraídos por medios seguros y no utilizando hexano por ejemplo, que es un derivado del petróleo.

Se utiliza también aceite de vitamina E que es un antioxidante que previene que los aceites se hagan rancios; la miel cruda de abeja y los aceites esenciales, que contienen propiedades antimicrobianas.

Los aceites esenciales utilizados (lavanda, menta, toronja, etc.)  siguen el estricto protocolo CPTG® - Certified Pure Therapeutic Grade (Certificado Puro de Grado Terapéutico) lo que asegura su altísima calidad. Estos aceites esenciales que nos brindan un aroma exquisito, son extraídos de las hojas, frutas, semillas y corteza de diferentes plantas y son cosechados en su hábitat natural. Van más allá de lo orgánico: son puros, sin rellenos, pesticidas ni contaminantes. Son entre 50 y 70% más potentes que las plantas medicinales. Tienen la capacidad de matar bacterias e inhibir el crecimiento de virus, además de ofrecernos sus beneficios medicinales y terapéuticos de forma natural y sin efectos secundarios.

Envase


Preferimos envases de vidrio en lugar de plástico por ser una opción más segura, higiénica y sin los efectos dañinos del plástico.

 

Los plásticos, además de ser grandes contaminantes del planeta, contienen algunos químicos que causan problemas de salud; como el BPA, los ftalatos y policloruro de vinilo (PVC) que normalmente se encuentran en los contenedores de los productos de cuidado personal. Estos químicos se pueden transferir hacia el producto y entrar a nuestro sistema, por lo que Ma Petite Camille ha optado por utilizar envases de vidrio. La intención al momento de que se termine el producto es que se les dé una segunda vida y sean reutilizados en el hogar.

Comercio justo

Valoramos los productos únicos, elaborados pacientemente a mano por artesanos indígenas; así como insumos de calidad provistos por comunidades rurales y remotas. Creemos en nuestra responsabilidad de formar parte de un ecosistema sustentable por lo que trabajamos con ellos para proveer parte de nuestros materiales e ingredientes y contribuir así a que tengan condiciones de vida más dignas.


Nos sentimos orgullosos de colaborar con organizaciones como Corazón Verde que trabaja con artesanos indígenas de diversas partes de México, Kux Lejal que trabaja con las comunidades remotas de Chiapas y El Proyecto Lavanda, una sociedad rural agrícola que cultiva lavanda en Guanajuato.