Qué debes hacer para cambiar a una rutina de belleza natural

Al fin te decidiste a cambiar tus productos de cuidado personal porque te diste cuenta que es mejor nutrir tu piel con ingredientes orgánicos y naturales, y no absorber los químicos tóxicos de las marcas comerciales.  Primero que nada: ¡muchas felicidades! has tomado una de las mejores decisiones de tu vida. 

 

Ahora, para que la transición sea un éxito, te vamos a dar información para que sepas qué esperar con tu nueva rutina de belleza. Muchas veces no se consiguen los resultados esperados enseguida, lo que genera frustración. Es importante que sepas que hay muchos factores que pueden alterar esta transición de productos convencionales a productos naturales y orgánicos. Una de las causas más importantes es continuar utilizando productos irritantes junto con los nuevos productos naturales. La otra es no seguir las recomendaciones de uso de los productos.

Cómo mejorar tu rutina de belleza con productos orgánicos y naturales

 

La mayoría de las veces no será posible reemplazar todos los productos de belleza al mismo tiempo debido a la inversión que esto implica, pero lo recomendable es cambiar al mismo tiempo todos aquellos productos que utilizas en cierta zona del cuerpo.  De lo contrario los productos naturales no podrán surtir efecto si a pesar de utilizar tu nuevo bálsamo hidratante de aceite de semilla de uva, sigues lastimando la piel de tu cara con el jabón que contiene ingredientes irritantes.

 

Cuando de tu cara se trata, lo ideal es dejar de utilizar por completo los productos convencionales y permitir que tu piel se ajuste, desintoxique y regrese a su balance natural.  Si aún deseas seguir usando esa cremita de Clarins que te acababas de comprar o la de Victoria's Secret que "huele bien bonito", te recomiendo que esperes a que estés lista para comprometerte al 100% y de esta forma puedas obtener resultados óptimos; ya que si sigues usando productos con conservadores sintéticos y perfumes (que son irritantes), como los que contienen todos los productos comerciales, puedes desilusionarte con la compra de tus nuevos productos orgánicos pensando que no funcionan como prometen. Así que para que no gastes tu dinero en vano, cambia el total de los productos que usas por zona del cuerpo.

 

Otro consejo es que no es necesario reemplazar todos y cada uno de los productos que usas. Regularmente la intención de las marcas comerciales es que compres más de lo que en realidad necesitas, y si hoy usas chorromil productos para la cara, cada uno para una acción específica para cada micra de piel, es momento de que simplifiques tu rutina de belleza. La piel tiene tres necesidades básicas: limpieza, hidratación y protección y no necesitas preguntarte qué más te hará falta para verte mejor si ya tienes la espuma limpiadora, el desmaquillante bifásico, el exfoliante, la mascarilla, el gel contorno de ojos, la crema para el cuello y escote, el serum reafirmante, el corrector de ojeras, la crema de día y la crema de noche.  La intención de muchas marcas indie o independientes de productos orgánicos es que un mismo producto te sirva para varias partes del cuerpo o para cubrir la misma necesidad, como el bálsamo hidratante para cara y cuerpo de Ma Petite Camille el cuál puedes usar como crema de día y/o de noche y en la cara y el cuerpo; o el jabón líquido que puedes utilizar para limpiar la piel de la cara y del cuerpo.

Qué productos debes sustituir al mismo tiempo

 

Como mencioné antes, debes reemplazar productos de la misma zona al mismo tiempo, así que puedes dejar de usar todos los productos convencionales que uses para la cara y sustituirlos con un limpiador o jabón suave, un bálsamo o aceite hidratante, y un exfoliante para usar una vez a la semana (o un desmaquillante en caso de que te maquilles) y será más que suficiente.

 

A continuación presento algunos ejemplos de zonas que debemos reemplazar al mismo tiempo en orden de importancia:

  1. Cara: limpiadores, jabones, humectantes, mascarillas, desmaquillantes, exfoliantes, maquillaje (bases, polvos, maquillaje líquido) y todo lo que toque tu cara.
  2. Cuerpo: jabones, geles de ducha, cremas, exfoliantes.
  3. Cabello: shampoo, acondicionador, y cualquier otro producto para el pelo.
  4. Maquillaje: productos como sombras, rubor y rímel pueden esperar un poco. 

Razones por las que una rutina de belleza con productos orgánicos y naturales puede verse alterada

  • Medicamentos que alteren las hormonas como anticonceptivos.
  • Desequilibrios hormonales o embarazo
  • Estrés y problemas de salud que no se hayan tratado
  • Utilizar medicamentos tópicos como Retin-A
  • Continuar usando productos convencionales de cuidado personal, aunque sólo sea un producto
  • Usar maquillaje convencional de marcas comerciales porque contiene ingredientes irritantes
  • La dieta, ya que algunas personas son intolerantes o alérgicas a ciertos alimentos (gluten, huevo, nueces, etc.)
  • No seguir las indicaciones. Muchas veces las personas piensan que poniéndose o utilizando el producto más frecuentemente de lo recomendado es mejor (usar más de dos veces a la semana un exfoliante facial)

Si ya diste el paso y deseas limpiar y simplificar tu rutina de belleza pero no sabes cómo, o no sabes qué productos te pueden funcionar; escríbenos y con mucho gusto te ayudaremos.  Estos testimonios te pueden ayudar a conocer la experiencia de otras personas al usar productos orgánicos de cuidado personal.

0 comentarios

El fenómeno de la "piel urbana"

La vida en la ciudad puede ser emocionante. Y divertida. Y estresante.  Las cada vez más saturadas metrópolis presentan altos niveles de contaminación y riesgos para nuestra salud.  ¿Sabías que según Greenpeace, vivir en la Ciudad de México equivale a fumar 40 cigarros al día?  Nuestros pulmones no son los únicos que sufren. La piel también presenta severos problemas de deshidratación al estar expuesta a la contaminación ambiental.  

Seguro has notado el pad de algodón súper sucio al limpiar tu cara por la noche.  Además de la mugre, el estrés interior causado por el aire acondicionado de las oficinas o de los centros comerciales; así como el ritmo acelerado de la vida diaria también cobran factura, provocando que la piel pierda su brillo y se vea opaca y reseca.  

 

La piel reseca afecta en diferentes niveles y además de molesta e incómoda al provocar irritación, puede afectar enormemente la autoestima al reflejar una piel cansada y opaca, y generar preocupación por la vulnerabilidad de nuestra salud y protección.  

El contenido de agua en la piel es vital para la salud y belleza pero no podemos hidratarla mediante la aplicación de agua o elementos acuosos sobre ella (como los ingredientes de los productos comunes de belleza que encuentras en el súper o farmacias).  La piel es una barrera y no deja pasar agua ni cuerpos hidrófilos.  Sólo los cuerpos grasos muy pequeños pueden realmente penetrar en la piel deslizándose a través del cemento intercelular de la  epidermis. La piel requiere lípidos complejos para que el agua contenida en las células no se evapore tan rápidamente.  

 

Lo que realmente hidrata la piel proviene del interior, entonces la calidad de nuestra alimentación juega un papel clave (agua mineral, consumir ácidos grasos complejos como pescados grasos, aceites vegetales, frutas, cereales y semillas...) ¿Y qué crees? Una alimentación saludable podría ser suficiente si no estuviéramos expuestos a los agentes externos, es decir, al medio ambiente en donde nos desenvolvemos.  Por eso necesitamos ayudar a nuestra piel con productos verdaderamente hidratantes que permitan retener el agua en los tejidos cutáneos. 

 

Si utilizas un producto lleno de petrolatos, parafinas, aceites minerales, etc., como los productos convencionales; quizá veas que al principio funcionan ya que dejan una película sobre la piel que la "protege" del exterior. Pero estos ingredientes no está aportando nada a la calidad del cemento lipídico que une los corneocitos del estrato córneo... ok, muy técnico, pero el caso es que la capa más gruesa de la piel que es la dermis y que determina la condición de la piel y su índice de hidratación está formada por una especie de "ladrillos" unidos por un "cemento" lipídico que es al que debemos ayudar aportando ingredientes ricos en lípidos de calidad como los aceites vegetales. 

La fórmula del bálsamo hidratante para cara y cuerpo de Ma Petite Camille es hidratante, tonificante y reafirmante. Sus ingredientes realmente nutren y protegen la dermis contra los embates de la contaminación y el estrés. 

 

¡No dudes en probarlo! Puedes visitar nuestro sitio de testimonios o de historias de bienestar para que conozcas cómo el bálsamo hidratante ha ayudado a otras personas.

¡Comparte este artículo con tus amigos citadinos!

0 comentarios

Dile adiós al acné con aceites vegetales

Si tienes acné y piensas que no puedes limpiar ni hidratar tu piel con aceites vegetales, aquí te explicamos por qué los aceites sí funcionan para tener una piel más sana y con menos brotes.

El uso de aceites naturales es clave para poder tener una piel radiante, hidratada y balanceada ya que remueven eficientemente suciedad e impurezas y aportan los importantes beneficios de sus componentes a la piel.  La clave está en usar los aceites adecuados de acuerdo a tu tipo de piel.

 

Debes saber que el usar ingredientes naturales es la mejor decisión, ya que las marcas de productos de cuidado personal que encuentras regularmente en las tiendas y supermercados contienen ingredientes muy cuestionables para la salud y para el medio ambiente.

 

El factor clave más importante para que algunos aceites sí funcionen para personas con acné y otros no, es la relación de ácido linoleico y ácido oleico en la composición química de los aceites.

 

El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado de la serie omega 9, mientras que el ácido linoleico es un ácido graso poliinsaturado ácido de la serie omega 6.  Las personas con acné presentan bajos niveles de ácido linoleico en los lípidos de su piel.

 

Cuando nuestra piel es deficiente en ácido linoleico, el sebo natural de la piel se vuelve grueso y pegajoso, lo que tapa los poros y crea acné.  Normalmente el sebo de la piel grasosa y con acné está compuesta de ácido oleico.  Lo que hay que hacer es crear un balance entre el ácido oleico y linoleico aplicando aceites con alto contenido de ácido linoleico directamente sobre la piel.  Cuando el sebo natural de nuestra piel está compuesto en mayor proporción por ácido linoleico, entonces nuestra piel está limpia y sin brotes.

 

Los aceites que tienen alto contenido de ácido linoleico y por lo tanto ayudan a las personas con acné son:

  • aceite de semilla de hemp
  • aceite de onagra
  • aceite de semilla de uva
  • aceite de semilla de calabaza
  • aceite de rosa mosqueta
  • aceite de soya

Por otro lado, los aceites de aguacate, macadamia, oliva y almendras dulces contienen altos porcentajes de ácido oleico, por lo que las personas con problemas de brotes en la piel deben evitarlos.

 

La fórmula del bálsamo hidratante para cara y cuerpo de Ma Petite Camille es hidratante, tonificante y reafirmante. También ayuda a prevenir y combatir el acné, ya que está elaborado principalmente con aceite de semilla de uva con alto contenido de ácido linoleico.

 

Los testimonios de Sandra y de Karla demuestran cómo el bálsamo hidratante les ayudó con las imperfecciones que tenían en su rostro.

Puedes complementar tu limpieza con un trapito de microfibra que te ayudará a remover el maquillaje por completo, exfoliar suavemente la piel, reducir finas líneas de expresión y limpiar poros tapados de mugre y bacterias sin alterar los niveles del pH de la piel.

¡Ayuda a tus amig@s con problemas de acné compartiendo esta información!

0 comentarios